Concejo Municipal de Maracaibo

Maracaibo, Venezuela

15/06/2024 12:09

Concejo Municipal de Maracaibo

Acontecimientos y protagonistas del 23 de enero en Maracaibo

Dr. Reyber Parra Contreras

El 23 de enero de 1958, Venezuela puso punto final a la dictadura del general Marcos Pérez Jiménez. Aunque se trató de un gobierno que invirtió eficientemente en obras de infraestructura, sus prácticas antidemocráticas y la violación constante de los Derechos Humanos, exigieron su salida para dar paso a la experiencia democrática. Aquel día, las manifestaciones de la ciudadanía a favor de un cambio en la conducción política del país, se suscitaron simultáneamente en diversas ciudades de Venezuela; Maracaibo no fue la excepción.

Son pocos los protagonistas de tan importante gesta democrática que aún se encuentran entre nosotros, siendo testigos de lo acontecido en 1958. Entre ellos destaca el nombre del Dr. Vinicio Nava Urribarrí, distinguido docente y abogado, oriundo del municipio Santa Rita del estado Zulia. Sus memorias, aún inéditas, ofrecen detalles de los hechos ocurridos en Maracaibo, el 23 de enero del referido año; información que fue empleada por el Pbro. Gustavo Ocando Yamarte para tratar este tema en su obra Historia del Zulia.

En la mañana del 23 de enero de 1958, representantes del sector estudiantil y de la Sociedad Patriótica, se concentraron en la Plaza Bolívar de Maracaibo, con la intención de definir las acciones que debían emprenderse a fin de lograr la liberación de los presos políticos, recluidos en el cuartel de la policía (esquina de Urdaneta y calle Carabobo), así como en la antigua cárcel de Bella Vista en Maracaibo. Entre los oradores que se dirigieron a los manifestantes destacan los nombres de: Omar Baralt y José Ignacio Beltrán.

Ante la indecisión que suele presentarse en este tipo de debates, el Dr. Nava Urribarí procedió a encabezar una movilización hacia el cuartel de policía, procurando apostar una multitud en este lugar y presionar así la salida de un número significativo de estudiantes, que se encontraban presos a causa de sus ideas políticas en favor de la democracia; en el trayecto se sumarían otros manifestantes que se encontraban en Radio Catatumbo. La movilización llegó al mercado principal, y cuando arribaron a la esquina de Bustamante, en la casa 97-57, un grupo de cinco oradores le advertían a la multitud que consideraban imprudente la idea de seguir hasta el cuartel de la policía, porque en ese sitio estaban atrincherados las fuerzas leales al gobierno de Pérez Jiménez, dispuestos a disparar contra la multitud. El Dr. Nava Urribarrí tomó la palabra, y en forma elocuente exhortó a la ciudadanía con el siguiente mensaje: “Maracaiberos, no podemos permitir que la historia nos juzgue indiferentes, y menos cobardes. No debemos invocar la prudencia para demorar más tiempo la libertad de los que yacen presos en las mazmorras de la Policía, vamos allá; si me hacen caso, yo los conduzco y si tiene que haber muertos, yo seré el primero. ¡Vamos bravos maracaiberos! ¡Vamos! ¡Adelante!”.

En efecto, la multitud hizo caso de aquellas palabras llenas de determinación, por lo que en forma organizada rodearon el cuartel. El capitán Marcos Chacín y varios subalternos armados salieron a encarar la multitud; el líder de esta intervino para hacerles saber que llegaban en forma pacífica y responsable para exigir la libertad de los estudiantes. El oficial informó que los presos comunes querían aprovechar las circunstancia para darse a la fuga, lo cual impedía la salida de los estudiantes. El Dr. Nava Urribarrí fue autorizado a ingresar en el cuartel para determinar las circunstancias a lo interno de las instalaciones. Ciertamente, las condiciones estaban dadas para que los presos comunes se dieran a la fuga. Los policías, entre tanto, encerraron a su interlocutor en una oficina; los manifestantes al notar que demoraba en salir, comenzaron a gritar enfurecidos, amenazando con ingresar en forma violenta.

A la concentración había llegado el destacado orador Ángel Emiro Govea, quien pidió calma a la ciudadanía y confianza ante el inevitable triunfo de la democracia. También se hizo presente el Dr. Omar Baralt, líder que en representación de la Sociedad Patriótica asumió la conducción de la puesta en libertad de los estudiantes; éstos, junto con el Dr. Nava Urribarrí, fueron liberados y recibidos por la multitud entre gritos de victoria y algarabía.

Fuentes consultadas

Nava Urribarrí, Vinicio (SF). Mi participación en los acontecimientos del 23 de enero de 1958. Memorias inéditas.

Ocando Yamarte, Gustavo (1996). Historia del Zulia. Caracas. Editorial Arte.

Síguenos y dale like:

Deja un comentario